MÚSICA


Con instrumentos de viento
el piano festina en la oreja
sus corrientes de aire.

El sonido viaja punzante
en su aliento beodo
que ondea disperso sin decir la boca es mía

Me avienta el sonido
desplegando mis velas, atento
al naufragio o exceso de cuerdas.

Me orean las voces
que emergen de escarcha
y de negra madera me braman ahítos

Me lleva sonoro el timbal
al otro lejano que soy
y armado de teclas me sopla al oído.

Y aquí;
no sé por qué la vitrola consume
su giro de celo
cuando con teclas deslizo
mis breves canciones.