EPITAFIO.



Me morderá el gusano
impúdicos hermanos.


Gustando mis pecados
quemantes e ignorados.


Pero ante los tormentos
pensaré que estoy muerto.